Molí d’en Botigues

Siendo los molinos de viento harineros uno de los atractivos turísticos de Formentera, hay algunos de ellos que sin ser tan antiguos siguen siendo intersantes. El Molí D’en Botigues (o Den Botiga) se construyó en el siglo XIX –que ya es decir-, y lo encontrarás en La Mola, donde otro molino (Molí Vell) le roba un poco de protagonismo.

Según los historiadores, data del ocho de septiembre de 1893, y su torre y su techumbre están bien conservadas, no así las aspas. En aquellos tiempos el cultivo de cereales y su procesamiento eran uno de los principales motores económicos de nuestra isla, y edificaciones como ésta nos lo recuerdan desde su telúrico silencio sobre el paisaje.

Nos interesa tu opinión