Formentera en pareja, una isla que enamora

Las exóticas y tranquilas playas de Formentera, donde la fina arena blanca se funde con cristalinas aguas turquesas, la convierten en una isla de ensueño para perderse en pareja.

Bañada de romanticismo por su singular belleza, la Pitiusa pequeña se perfila como una postal de película con la que cualquiera fantasea para enamorar y enamorarse. Un Edén donde cuesta poco imaginarse en la piel de Adán y Eva disfrutando del paraíso.

Si buscabas momentos de intimidad para dos en un entorno de incomparable singularidad, has llegado a tu destino. Sus 20 kilómetros de playas y sus recónditas calas, así como sus parajes naturales vírgenes, ofrecen románticas rutas para pasear en compañía, bañarse, realizar actividades acuáticas, montar a caballo o en bicicleta.

Caló d’es Morts o las piscinas naturales de Can Marroig, cuyo relieve ‘esconde’ hermosas grutas para explorar, son algunos de sus muchos rincones con encanto.

Caló des Morts, Formentera

Caló des Morts. © Fotografía: javiergomiz.com

Entre los grandes atractivos de Formentera se encuentran sus impresionantes puestas de sol, que puedes disfrutar desde playas como Es Arenals, Es pujols o Illetes, donde emergen del suelo como por arte de magia las famosas ‘estatuas’ de arena; desde un barco sobre el mar, en lugares como Cala Saona; en míticos locales que siguen despertando pasiones como el Pirata Bus y el Blue Bar, enclavados en playa de Migjorn; pero también en restaurantes como el 10.7, situado en esta misma playa, o Es Molí de Sal, que se alza sobre un antiguo molino de sal cerca de Illetes.

Para contemplar las impresionantes atardeceres que tiñen de naranja la isla, nada como una escapada romántica a los faros que se erigen en los acantilados de Formentera, sirviendo de luz y guía de navegantes: ya sea el faro de la Mola, que inspiró a Julio Verne, o el del Cap de Barbaria. Aprovecha la ocasión para descender junto a tu pareja a la impresionante Cova Foradada, una gruta que se hunde a sus pies con salida al mar. Estos idílicos enclaves, con unas vistas de excepción, te proporcionarán un momento único: ese instante en el que el Sol se hunde lentamente en las cristalinas aguas para desaparecer en el horizonte, bañando de contrastes y contraluces el contorno de Formentera. ¿No es maravillosa la vida?

En orden: Illetes, Cala d'es Morts, Es Pujols, Formentera. Fotografía: javiergomiz.com

En orden: Illetes, Cala d’es Morts, Es Pujols. Fotografía: javiergomiz.com

Si además de hermosas vistas buscas diversión para dos, en playa Migjorn encontrarás algunos de los locales con más solera de Formentera, entre éstos uno de sus primeros chiringuitos hippies, el Blue Bar o la mítica Fonda Pepe, donde Bob Dylan solía jugar al ajedrez. Si quieres enamorarte por el estómago –quién duda del poder conquistador de la cuchara- puedes comer en Can Forn, un restaurante de primera para degustar la gastronomía tradicional de la isla, o en Can Rafalet si buscas sorprender a tu pareja con una exquisita paella.

Junto a esta oferta gastronómica y de ocio, en la isla encontrarás tranquilos y románticos parajes para abrir un nuevo e inolvidable capítulo en tu historia de amor. Felicidades, pareja. 😉